Autor Tema: Benafiguins pel món  (Llegit 4082 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Desconnectat Pere Escobar Solsona

  • Membre del P.I.B.
  • Membre del PIB
  • ****
  • Missatges: 1.393
  • Karma: +3/-0
  • Gènere: Masculí
  • Membre del P.I.B.
    • Opiniones inexpertas
Benafiguins pel món
« el: 07 de Desembre de 2012, 17:25:44 »
Fray Blàs Rubira (1698)

Font: Compendio Histórico de la Apostólica Provincia de San Gregorio de Filipinas (disponible a Google Books).

Citar
El año de noventa y ocho se reedificó el Convento de San Francisco del Monte; y antes de estar enjuta la obra, se puso en él una Comunidad de once Religiosos muy reformados; y por Guardián al extático, y contemplativo, Varón Fray Francisco de la Concepción; y a poco tiempo, por lo destemplado del sitio, y lo húmedo de la obra, cayeron enfermos muchos de los Religiosos, que estuvieron de peligro, y fallecieron dos, que nos dexaron memoria de muy exemplares, y perfectos Religiosos; de los quales, el uno fue el Angélico Varón Fray Blàs Rubira, Confessor, natural de la Villa de Benefigos [sic], Reyno de Valencia, por la parte que confina con Aragón; tomó el Hábito, y professó en la Provincia de San Juan Bautista de nuestros Descalzos, en seis días del mes de Mayo de mil seiscientos ochenta y nueve; de donde pasó, ya Sacerdote, a esta de San Gregorio el año de noventa y seis. En el camino, antes de llegar a Sevilla, padeció el accidente de las viruelas, de que adoleció en un Pueblo, donde no havia Convento; y aunque en la casa en que estuvo enfermo era de un devoto Hermano, no permitió jamás el que muger alguna entrase en quarto a verle, ni asistirle; pidiéndole al Religioso Compañero, que le asistía, por amor de Dios, que no dexasse entrar en el quarto muger alguna; y quando la Hermana, que era muger anciana, entraba, como dueña de la casa, era de mucha mortificación para el bendito Fray Blàs; porque aunque no levantaba los ojos para mirarla, como lo observó siempre con las mugeres, aborrecía toda compañía, y conversación de estas. Era muy humilde, y servicial; de calidad, que en él tenía cada uno un sirviente para quanto le quería mandar, porque a ninguno se sabía escusar. Era devoto, compuesto, y muy activo, y puntual en la asistencia de los actos de Comunidad; de muy sencilla, cándida, y pura conciencia, que en sentir de todos los que le confessaron, y comunicaron, no perdió la gracia Bautismal: lo qual se confirma, porque como él llegase a conocer que era imperfección, o pecado venial, lo que le decían, o mandaban, o a él se le proponía, no lo haría por quanto tiene el mundo. En cierta ocasión iba diciendo a los Religiosos, que le encomendassen a Dios, que era gran pecador. Llamóle uno a parte, y le dixo: Fr. Blàs, dígame, ¿qué pecados tiene, para pedir a los otros oraciones, con el motivo de que es pecador? ¡Ay, hermano!, dixo Fray Blàs, ¡que tengo un pecado tan grave, que no sé si Dios me lo perdonará por mis flacas obras, y me da mucha pena; y por esso solicito las oraciones de otros! Replicóle el Religioso, diciendo, que ¿qué pecado era aquel, de que le rezelaba tanto? Y el bendito, y cándido Fray Blàs le respondió: Hermano, el pecado es, que siendo yo muchacho, reñí con una hermana mía, y la tiré de los cabellos. No pudo el Religioso contener la admiración, y aun la risa, diciéndole: ¿Y ese es el pecado que dice? Si, hermano, respondió, y no sé si Dios me lo perdonará. Conciencia, a quien lo referido daba tanta pena, argumento es de su pureza, y candidez, y de lo libre que estaba, de lo que podía ser de impedimento para la gracia, y gloria, a donde, en opinión de todos, le dirigió su pureza. A la misma hora que murió en nuestro Convento de Manila, se oyeron en el Convento de San Francisco del Monte unos golpes, que se fueron oyendo por todas las Celdas de los moradores; que aunque los advirtieron, y oyeron, no supieron lo que significaban, hasta que haviendo sabido la hora en que este bendito Religioso havía espirado, conocieron ser la misma en que se oyeron dichos golpes, y discurrieron ser como despedida de sus amados Compañero, y Concolegas.
« Darrera modificació: 25 de Abril de 2014, 12:28:38 per Pere Escobar Solsona »
Nosotros somos seres racionales...
...de los que toman las raciones en los bares.

Desconnectat Pere Escobar Solsona

  • Membre del P.I.B.
  • Membre del PIB
  • ****
  • Missatges: 1.393
  • Karma: +3/-0
  • Gènere: Masculí
  • Membre del P.I.B.
    • Opiniones inexpertas
Re:Benafiguins pel món
« Respondre #1 el: 25 de Abril de 2014, 12:38:36 »
Inés Fandos Centelles (Sor Inés de Sant Joan) (1601)

Font: Tesi Doctoral de José Luis Santonja Cardona (Universitat d'Alacant) (disponible a la Universitat d'Alacant)

Citar
La tercera religiosa que profesó durante el gobierno de Sor Dorotea, Sor Inés de Sant Joan, era natural de Benafigos, hija de Miguel Fondos y Úrsula Centelles. Estuvo sirviendo en Alcoi en casa del caballero Marc Antoni Sistemes, señor del lugar de Benassau, en donde tomó la decisión de ingresar en el recién fundado monasterio. Favoreció su patrono esta vocación y facilitó así su entrada en el convento, donde la aceptaron como religiosa de servicio en 1601, hasta que en 1603 pronunció sus votos definitivos. Según Jordán fue muy dada a la penitencia, la oración y al ayuno y tenía raras virtudes como la de predecir cosas futuras y sanar a los enfermos. Todo ello motivó que no sólo en Alcoi sino en otras muchas poblaciones se le guardase veneración hasta el punto que a su muerte, acaecida en 1633, se produjeron algunos excesos, como relata el propio Jordán:

"Fue tal el ruido de sus virtudes en su muerte que acudió gran concurso de gente de diferentes partes a su entierro y todos con ansia de coger alguna prenda por reliquia de tan superior muger y como en aquel Convento sacan a los Religiosas difuntas para enterrarlas en la Iglesia, llegó a tanto la devoción que no contentos con averia quitado muchas pedazos del Abito y velo, sin poderlo remediar los Clérigos y Religiosos que asistían allí, le quitaron un dedo de una mano de que se hizo no pequeño sentimiento de tan temerario arrojo y la Justicia se empeñó en hazerle restituir antes de aver enterrado el cadáver."

(AMA, PN Miquel Valls, 6-IV-1632, s.f.; dicha comunidad, presidida por Sor Josepa, otorga poder a mosén Vicent Llopis, presbítero, para comparecer ante el justicia de la villa de Benafigos para que dicha comunidad sea declarada heredera de la herencia ab intestato de Antoni Fandos, por ser de su parentela una de las monjas (Sor Inés Fandos de Sant Joan).)
Nosotros somos seres racionales...
...de los que toman las raciones en los bares.

 

En la Resposta ràpida pots utilitzar BBC i emoticones com ho faries en un missatge normal, però d'una manera més convenient.

Atenció: en aquest tema no s'han enviat missatges al menys des de 120 dies.
Encara que estiguis segur de que vols respondre, si us plau considera començar un nou tema.

Nom: Correu:
Verificació:
Escriu les lletres mostrats en el dibuix
Escoltar les lletres / Sol.licitar una altra imatge
Escriu les lletres mostrats en el dibuix:
De quin poble som? ¿De qué pueblo somos?:
Escriu el mil en xifres. Escribe el mil con números.: